Comunicación
Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson

Este día se conmemora coincidiendo con el aniversario del nacimiento de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 descubrió lo que en aquel tiempo llamó parálisis agitante y que hoy conocemos como enfermedad de Parkinson (EP).

Las condiciones neurológicas son la principal fuente de discapacidad en todo el mundo, y la prevalencia de la EP está aumentando más rápidamente que otros trastornos neurológicos.

En la Fundación contamos con un equipo interdisciplinario capacitado para abordar todas las terapias disponibles para brindar las mejores opciones de tratamiento de acuerdo ca da paciente en particular.

Turnos e informes:
[email protected]ar

ACTUALIZACIÓN EN EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

Se estima que 6,1 millones de personas en todo el mundo tuvieron un diagnóstico de EP en 2016, 2,4 veces mayor que en 1990 y se preve que aproximadamente 930 000 personas tendrán diagnóstico de EP en los Estados Unidos en 2020.

Si bien el Parkinson es poco común entre las personas menores de 50 años, aumenta su prevalencia con la edad, alcanzando un pico entre las edades de 85 y 89 años siendo más común en hombres.

La mayoría de los casos son idiopáticos, o sea que se desconoce su causa, pero se sabe que hay contribuciones genéticas y ambientales. Las exposiciones a pesticidas, herbicidas, agua de pozo y metales pesados están relacionadas con un mayor riesgo de padecerla en algunos estudios epidemiológicos, mientras que fumar, el consumo cafeína, té y mate se asocian con un menor riesgo.

Tratamiento para los síntomas motores


Los tratamientos farmacológicos habitualmente logran controlar los síntomas motores.

Seleccionar la estrategia óptima para comenzar el tratamiento de la EP, requiere una toma de decisiones compartida con el paciente para considerar los beneficios y riesgos.

En última instancia, la mayoría de las personas con EP usan medicamentos de múltiples clases para lograr beneficios complementarios al tiempo que limitan las altas dosis de medicamentos y los eventos adversos relacionados con la dosis.

Terapias avanzadas para los síntomas motores

La estimulación cerebral profunda, el ultrasonido focalizado guiado por IRM y la terapia con suspensión enteral de levodopa-carbidopa requieren evaluaciones del centro de especialidad para determinar la elegibilidad del paciente, realizar los procedimientos y administrar la medicación continua y la optimización del dispositivo (por ejemplo, programar parámetros de estimulación en profundidad estimulación cerebral o dosis de titulación de la suspensión enteral).
Estos enfoques son útiles para las personas con EP que tienen síntomas motores que responden a la medicación, pero que tienen complicaciones como períodos de inactividad o discinesias que no responden a los ajustes de la medicación. La estimulación cerebral profunda y el ultrasonido focalizado dirigido al tálamo pueden reducir el temblor resistente a los medicamentos.

Terapia Modificadora de Enfermedades

Actualmente, ninguna terapia farmacológica previene o retrasa la progresión de la EP. Un reciente ensayo clínico aleatorizado de fase 2 de ejercicio de cinta de correr de alta intensidad en individuos con EP de reciente aparición encontró un empeoramiento significativamente menor de la función motora en el grupo de ejercicio de alta intensidad que en el grupo de atención habitual. Se necesitan más estudios para investigar si el ejercicio modifica la progresión de la EP